Nadie Desechado

Mente sana y cuerpo sano

5 ideas para almuerzos saludables

A todos nos resulta un desafío preparar la comida que hay que llevar al trabajo al día siguiente. Lo más fácil y rápido es tirar de comida basura, precocinada, o comer en la cafetería. Pero los que queremos optar por opciones más saludables, no nos apetece ensalada todos los días, y nos quedamos sin ideas a la hora de hacer los menús.

Pero es importante saciarse con ingredientes saludables, ya que una vez que te has comido tu tupper lleno de ingredientes sanos y elaborados en casa, ya no te apetecerá consumir calorías vacías, picar entre horas, y además ahorrarás mucho dinero.

5 ideas para almuerzos saludables

Pero recuerda, un almuerzo sano y nutritivo es sencillo de hacer cuando dispones de los ingredientes necesarios para elaborarlo. Aquí tienes algunas ideas que te ayudarán a crear opciones saludables.

  1. Hacer un humus cargado de proteínas y fibra. Un gran lote de humus te va a durar toda la semana, y se puede untar en un sandwich, comer con crudites, o incluso acompañarlo de arroz si quieres una comida que te de una buena dosis de energía.
  2. Haz cena de sobra. De vez en cuando, puedes hacer cena de sobra para llevarla a la mañana siguiente. También puedes hacer una gran cantidad de cereales integrales, como la quinoa, el arroz integral o arroz salvaje para suplir varias comidas. Además este tipo de platos se pueden tomar a temperatura ambiente, por lo que no es necesario ni microondas.
  3. Llenar la nevera y despensa de ingredientes saludables. Tales como panes de grano entero, galletas integrales, harina de espelta, avena, verduras frescas, aguacates, etc. y evitar la compra de productos precocinados, con azúcar añadido, mucha sal o grasas perjudiciales. De esta manera, no estarás tentado a comerlo.
  4. Tener disponibles las verduras cortadas en el frigorífico. Si ya tenemos los ingredientes cortados, será más fácil que los utilicemos en un momento en que tengamos prisa. También podemos preparar una ensalada por la noche, sin aliñar, y llevar el aliño aparte para echarlo después. Así por la mañana no habrá la pereza de prepararlo.
  5. Tener a mano algunas opciones proteínas. Alubias, garbanzos, aguacates, almendras, nueces, semillas de cáñamo, quinoa, etc. Son los ingredientes perfectos para rematar una ensalada, una rebanada de pan, o para mezclar con arroz o quinoa.

Con estas ideas, te será mucho más fácil confeccionar un menú semanal lleno de opciones saludables que llevar al trabajo. Además, estarás más lleno de energía para afrontar el día, ahorrarás mucho dinero, y puede que hasta adelgaces unos kilos.

No tiene que ser siempre lo mismo, en la variedad está el gusto, y quizás algún día te puedes dar un capricho.