Nadie Desechado

Mente sana y cuerpo sano

Algunos beneficios del yoga

Si eres un principiante en el yoga, seguramente ya habrás notado algunos de sus beneficios, como descansar y dormir mejor, o estar más relajado. Está claro que el yoga puede mejorar la salud, pero ¿hasta que grado? ¿Es realmente una medicina alternativa?

Una vez que comprendas todos los beneficios que reporta esta disciplina, tendrás más motivación para subirte a la esterilla. Estos son sólo algunos de ellos:

Algunos beneficios del yoga

Mejora la flexibilidad

Es uno de los síntomas más evidentes del yoga. Al principio no eras capaz de tocarte los dedos de los pies, pero con unas cuantas clases, notarás que cada vez estás más flexible. Probablemente también notarás que los dolores comienzan a desaparecer, pues al no sobrecargar y relajar los músculos desaparecerá el dolor.

Fortalece los músculos

Unos músculos fuertes nos protegen de enfermedades como la artritis y el dolor de espalda, evitando a prevenir las caídas en los ancianos.

Corrige la postura

Hay que mantener la cabeza equilibrada sobre una espina dorsal recta para no forzar el cuello y los músculos de la espalda. Una mala postura puede causar varios problemas musculares y articulares, en la espalda y el cuello.

Evita la degradación del cartílago y la articulación

Cada vez que practicas yoga, realizas un movimiento completo de muchas de tus articulaciones. Esto ayuda a prevenir la artritis degenerativa.

Protege la columna vertebral

Los discos de la columna vertebral (los amortiguadores entre las vértebras que pueden herniar y comprimir los nervios) quieren movimiento, pues es la única manera de obtener sus nutrientes. Con el yoga, el movimiento de los discos está asegurado.

Mejora la salud ósea

Está demostrado que los ejercicios con pesas fortalece los huesos y ayudan a prevenir la osteoporosis. Muchas posturas de yoga requieren que levantes tu propio peso. Algunas posturas ayudan a fortalecer los huesos del brazo, que son particularmente vulnerables a las fracturas osteoporóticas.

Aumenta el flujo de sangre

Los ejercicios de relajación que aprendes en las clases de yoga pueden ayudar a que la sangre fluya, sobre todo en manos y pies. Las posturas de torsión sacan la sangre venosa de los órganos internos y permiten que la sangre oxigenada fluya. Esto puede ayudar especialmente si se tiene hinchazón en las piernas por problemas de corazón o de riñón.

El yoga también aumenta los niveles de hemoglobina y glóbulos rojos, que son los encargados de llevar el oxígeno a los tejidos. Hace más líquida la sangre, lo cual reduce los trombos y los coágulos de sangre.

Drena la linfa

Al contraer y estirar los músculos, también se mueven los órganos internos, aumentando el drenaje de la linfa. Esto ayuda al sistema linfático a combatir las infecciones, destruir las células cancerosas y poder eliminar los productos tóxicos de desecho del funcionamiento celular.