Nadie Desechado

Mente sana y cuerpo sano

¿Sanidad pública o un seguro privado?

Son más las personas que cada día se hacen esta pregunta. La disyuntiva entre seguir con la sanidad pública de toda la vida o contratar un seguro privado.

Aunque España es un país privilegiado que cuenta con una sanidad publica para todo el que resida aquí (y para eso nos retienen tanto en la nómina y pagamos tantos impuestos), cada vez hay más gente que está descontenta con el servicio que se presta, y recurre a una sanidad privada.

¿Sanidad pública o un seguro privado?

De hecho, aproximadamente unos 10 millones de personas ya han contratado su seguro, y según sus experiencias, no volverían a la sanidad pública.

Realmente, el motivo principal por el que la gente sale da la sanidad pública, es la lentitud en la atención medica. Todos sabemos que hay que ir en primer lugar al médico de cabecera para que te haga un volante para el especialista, y claro, no va a ser de una semana para otra. Las temidas listas de espera pueden demorarse hasta varios meses.

Esto no ocurre en la sanidad privada, en la que no hay que pasar el filtro del médico de cabecera para que te atienda un especialista, y no hay listas de espera.

La razón por la que no hay más personas con este tipo de seguros es el tema económico. Estos seguros no suelen ser baratos, pero si nos ponemos a pensar, nos sale mucho más caro pagar todos los meses los impuestos.

Pero el caso es que aunque nos borráramos de la sanidad pública y contratáramos un seguro privado, tendríamos que seguir pagando los mismos impuestos, y estaríamos pagando dos veces por el mismo servicio. Y las cosas no están para hacer el tonto.

Generalmente, quienes contratan este servicio es para dar a luz en un hospital con mejores condiciones que la residencia pública, o tener una habitación para ti sola. O lo que es lo mismo, un seguro temporal. Las personas con tendencia enfermiza también suelen contratarlo, pues no están dispuestas a esperar meses para que les atienda un profesional de la salud.

El Estado está deseando de que optemos por la medicina privada, pues cada persona supone un ahorro de entre 631 y 1.225 euros al año. Una cantidad nada despreciable.

Siendo conscientes de que entre el 20% y el 40% del gasto sanitario total de cada país se pierde por una ineficiencia del sistema, habría que replantear las cosas de otra manera, pues es algo que estamos pagando todos de nuestro bolsillo.