Nadie Desechado

Mente sana y cuerpo sano

Gasta con cabeza y evita sentirte angustiado

Hay muchos libros que han investigado y analizado el comportamiento del consumidor, cómo, cuándo y por qué compran. Muchas personas compran compulsiva mente cosas que no necesitan, y esto les trae angustia e infelicidad, pues en la mayoría de los casos tienen que pedir un préstamo al banco para poder hacer frente al gasto.

Es difícil para estas personas dejar de comprar cosas que ven, pues como dice este artículo, no es sencillo tomar elecciones importantes.

Gasta con cabeza y evita sentirte angustiado

Pero es importante saber gastar con cabeza para evitar tener un sentimiento de angustia y ansiedad al llegar los intereses del préstamo. ¿Cómo poder conseguir eso? Sigue estos consejos:

Hacer un control de todo lo que tenemos

No es raro que la gente compre cosas nuevas porque no saben lo que tienen. Por eso es recomendable eliminar lo que esté gastado, lo que no queda bien, lo que no combina o lo que tenga un estilo que no te guste y no te lo vayas a poner.

Estos consejos no sólo son válidos para ropa y accesorios, sino también para herramientas, productos para el hogar y decoración. Si tenemos siempre a la vista nuestras cosas, evitará que compremos algo que ya tenemos.

Comprar cosas de calidad y utilizarlas

También hay quienes no utilizan las cosas que más les gustan, sus vaqueros preferidos, un Mustang vintage, o unos zapatos. ¿Por qué? A menudo, es porque quieren proteger el producto en cuestión, porque les gusta tanto que no quieren que se estropee para que les dure eternamente.

Y en vez de utilizarlo, comprar un homólogo más barato (a veces una imitación) para uso diario. El resultado es insatisfacción, y la falta de satisfacción a menudo conduce a comprar más, con la esperanza errónea de que otro producto nos hará más felices.

Algo parecido es gastarse mucho dinero en un producto que van a utilizar sólo una vez, para una ocasión especial, en vez de gastarlo en algo que se van a poner todos los días.

El enfoque más inteligente es gastar el dinero donde podemos verlo en acción y disfrutarlo al máximo, para así reducir los antojos.

Evitar la tentación

Enterarse de ofertas y regalos nos pone en predisposición de considerar la compra. Esto ocurre con las suscripciones online de las tiendas. Si quieres frenar el gasto y comprar con cabeza, cancela las suscripciones. Olvida la idea de que de alguna manera estás ahorrando dinero. Ahorrarás mucho más si no te enteras de esas "gangas".

Antes de comprar, espera

Si estás tentado de comprar un capricho, espera por lo menos 20 minutos. Entonces, después de despejar tu cabeza, reconsidera la compra y pregúntate cuándo y cómo vas a utilizar el producto.

En vez de elegir simplemente entre tenerlo o no tenerlo, piensa por un momento lo que prefieres en su lugar, como por ejemplo no endeudarse, o gastarlo en una compra más grande que requiere de ahorro. La compra por impulso se reduce después de esperar.