Nadie Desechado

Mente sana y cuerpo sano

¿Saltarse el desayuno es tan malo?

Estamos saturados de escuchar que el desayuno es la comida más importante del día. Nos lo repiten constantemente, incluso en esta página. El desayuno es percibido como saludable, incluso más importante que otras comidas.

Se afirma que el desayuno nos ayuda a bajar de peso, y que saltárselo puede elevar el riesgo de padecer obesidad. Esto es un problema porque casi un 25% de la población no desayuna.

¿Saltarse el desayuno es tan malo?

Sin embargo, nuevos estudios han comenzado a cuestionar el consejo universal de desayunar todos los días. Es cierto que muchos estudios muestran que quienes desayunan, tienden a ser más saludables. Por ejemplo, son menos propensos a tener sobrepeso u obesidad, y tienen un menor riesgo de padecer ciertas enfermedades crónicas. Y por estas razones ya se afirma que desayunar es bueno y no hacerlo es malo.

Sin embargo, esos estudios demuestran que las personas que desayunan son más propensas a ser más saludables, pero no demuestran que el desayuno en si mismo ha sido la causa. Por ejemplo, las personas que desayunan también tienden a comer una dieta saludable, con más fibra y micronutrientes. Por otro lado, las personas que se saltan el desayuno, tienden a fumar más, beber más alcohol y hacer menos ejercicio.

Algunas personas afirman que desayunar pone en funcionamiento el metabolismo, pero eso es un mito. Lo que causa es un efecto térmico que aumenta las calorías quemadas, lo que ocurre siempre después de comer.

Sin embargo, lo importante para el metabolismo es la cantidad total de alimentos consumidos durante todo el día. No importa en que momento, o con qué frecuencia. Los estudios han demostrado que no hay diferencia en las calorías quemadas en 24 horas entre las personas que comen o se saltan el desayuno.

Es cierto que saltarse el desayuno da más hambre y hace que comas más durante la comida, pero no es suficiente para compensar lo que no fue ingerido con el desayuno. De hecho, algunos estudios han demostrado que saltarse el desayuno puede reducir la ingesta total de calorías hasta 400 calorías por día.

No desayunar incluso puede tener algunos beneficios para la salud. Es habitual en muchos métodos de ayuno intermitentes (en los que se come en un periodo de 8 horas y se ayuna en las restantes 16). Y este ayuno intermitente si que ha demostrado efectivamente una reducción de calorías y una pérdida de peso.

Hay que mencionar que el ayuno intermitente no es para todo el mundo. Algunas personas pueden experimentar efectos positivos, mientras que otros pueden desarrollar dolores de cabeza, desmayos y falta de concentración.

La evidencia es clara, no hay nada de desayuno "especial". No importa si comes o no el desayuno en el resto del día.