Nadie Desechado

Mente sana y cuerpo sano

Umeboshi

Aunque rara vez cocinamos con umeboshi, es un ingrediente interesante con el que experimentar. Se trata de un acompañamiento habitual del arroz en la cocina japonesa.

¿Qué es el Umeboshi?

Seguro que te lo estás preguntando. Pues bien, el umeboshi es una fruta encurtida, en concreto una ciruela llamada ume, (que es un cruce entre un albaricoque y una ciruela), que generalmente se llaman ciruelas enurtidas.

Umeboshi

Tienen un sabor agridulce y pueden ser intensamente saladas, así que no te pongas una entera en la boca, pues su sabor es demasiado intenso para consumirse de esta manera.

¿Cómo se elabora?

Este popular condimento japonés se elabora empapando en salmuera los frutos jóvenes del ume con hojas de shiso rojo, que le añaden sabor y un color rojo característico.

El resultado son unas ciruelas con un sabor dulce/amargo/salado, aunque el sabor exacto varía dependiendo de cuando se recoja la ciruela, y que tipo sea.

Es importante comprobar que estos tres elementos (sal, ume y hojas de shiso) son los únicos ingredientes del umeboshi, pues la producción en masa y la reciente demanda de esta fruta ha hecho que algunas empresas utilicen colorantes y conservantes artificiales para mantener bajos los costes.

El ume (las ciruelas enteras) y la pasta se pueden comprar en algunos mercados asiáticos y tiendas de comestibles gourmet, y hay diferentes tipos. Una versión más dulce es el Shiso Umeboshi, pero si quieres toda la potencia de este ingrediente, opta por el Tsubo Ume.

También puedes comprarlos online, aunque generalmente son más caros.

Personalmente, prefiero el sabor de las ciruelas enteras, que se encuentran en la sección de refrigerados de las tiendas especializadas.

Si las compras refrigeradas, asegúrate de conservarlas en el frigorífico antes de utilizarlas.

¿Cómo usarlo en la cocina?

Los sabores salados y agrios de las ciruelas umeboshi las convierten en un excelente acompañante de los platos de arroz.

Tradicionalmente, los japoneses colocaban una de estas ciruelas secas en el centro de los platos de arroz, recreando así la bandera japonesa, pero también para combatir el crecimiento bacteriano en el arroz, específicamente el Bacillus cereus.

Un plato popular japonés llamado onigiri, que es arroz para sushi envuelto en nori, también suele incluir una ciruela umeboshi en el centro.

Aunque lo más popular es servirlo con arroz blanco, también se puede usar en adobos y aderezos. A menudo se disfrutan con té verde (directamente en el té), ya que los sabores opuestos se yuxtaponen favorablemente.

También se pueden utilizar como sustituto de la sal al cocinar, o simplemente para añadir un sabor agradable al preparar cualquier grano o verdura.

Comer uno a primera hora de la mañana antes del desayuno estimula la digestión durante el día.

Si nunca has usado este ingrediente, agrégalo poco a poco, ya que su sabor es muy fuerte. Sólo un pequeño bocado puede hacer que tu boca se frunza por el sabor agrio y la salinidad extrema.

Beneficios del Umeboshi

Además de su intenso sabor, estas ciruelas encurtidas japonesas tienen notables cualidades medicinales. Su potente acidez tiene un paradójico efecto alcalinizante sobre el organismo.

Esto se debe a que contienen ácido cítrico, ya que se elaboran mediante un proceso de fermentación láctica con ciruelas japonesas, hojas de shiso y sal marina.

El resultado es un alimento que actúa neutralizando la fatiga, estimulando la digestión y favoreciendo la eliminación de toxinas.

Este es el equivalente del Lejano Oriente tanto a la aspirina como a la manzana; no sólo es un potente remedio para paliar la resaca a la mañana siguiente; más que eso, un umeboshi al día es considerado como uno de los mejores medicamentos preventivos.

Las hojas de shiso también tienen muchos beneficios para la salud, y contribuyen a las propiedades antimicrobianas de las ciruelas umeboshi.

El Umeboshi es muy rico en hierro (importante para la producción de hemoglobina, la reducción del estrés y la función inmunológica), tiamina (importante para la salud del sistema nervioso, el metabolismo y la digestión) y riboflavina (formación de anticuerpos, metabolismo saludable y producción de cortisol).

Historia y origen

Como muchos de los antiguos alimentos medicinales de Japón, el origen de la ciruela encurtida no es muy claro. Una teoría lo remonta a China, donde se descubrió una ciruela seca ahumada, o ubai, en una tumba construida hace más de dos mil años.

El ubai es uno de los medicamentos más antiguos de China y todavía se utiliza para una amplia variedad de propósitos médicos, tales como eliminar las náuseas, reducir la fiebre y controlar la tos.

El registro japonés más antiguo de estas ciruelas encurtidas como medicina, se encuentra en un texto médico escrito hace unos mil años. Umeboshi se utilizaba para prevenir la fatiga, purificar el agua, eliminar toxinas del cuerpo y curar enfermedades específicas, como la disentería, la fiebre tifoidea y la intoxicación alimentaria.

Durante la Edad Media, la ciruela encurtida era la ración de campo más importante del soldado. Se utilizaba para dar sabor a alimentos como el arroz y las verduras, y su alta acidez lo convertía en un excelente purificador de agua y alimentos, así como en un eficaz antídoto para la fatiga.

Muchos curanderos naturalistas de todo el mundo piensan que estas ciruelas japonesas son una de las medicinas naturales más efectivas del mundo.